martes, 15 de mayo de 2007

Nuestra escuela

En la rotonda del barrio Cafferata, entre jardines cubiertos de flores y árboles se levanta una hermosa escuela. Hace 77 años se bautizó con el nombre del gran educacionista e historiador: Antonio A Zinny. Había llegado al país en 1842 procedente de Gibraltar; gracias a su saber y constancia pudo pasar de maestro de primeras letras a profesor universitario, y de director de escuelas llegó al comando general de la enseñanza en la provincia de Buenos Aires.
Merecía, por lo tanto, que una escuela llevara el nombre de este gran maestro. Ella se habilitó un 25 de mayo, allá por el año 1930, y funcionó como escuela “Nuevo Tipo”, a la que se llamó Instituto de Educación Primaria Integral. La misma dependía del Consejo Nacional de Educación.
En noviembre de ese mismo año los bienes de la escuela pasan a depender del C.E. XI, y en marzo de 1931 comienza a funcionar como escuela primaria con el Nº 21 del C.E. XI, a cargo interinamente del señor Jacinto S. Quian, quien fue reemplazado por el señor Ricardo Eugenio Ferreira.
Así hasta 1935, que pasó a depender del C.E VIII con el Nº 22. En julio de 1940 es nombrado el señor Francisco Pomba, quien la dirige hasta su jubilación.
Hasta aquí te contamos un poco de nuestra historia. Hoy, 360 alumnos disfrutan de este lugar maravilloso en medio de un barrio bellísimo e histórico.



Si querés conocer más sobre el barrio donde está ubicada nuestra escuela podés visitar esta página:
http://www.nuevociclo.com/parquechacabuco.htm

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Chicas bibliotecarias, estuve recorriendo el blog...La verdad que muy bueno...
Sigan aportando mas cosas!!!

Claudia dijo...

Re bien lo que estuve visitando!!!!

Anónimo dijo...

Me da una gran alegría haber encontrado este blog. Fui a esa escuela entre mediados de los '60 y principios de los '70. Como vivía a una cuadra, la escuela era parte de mi barrio. En la casita que está al fondo a la izquierda funcionaba una especie de gabinete de control odontológico. La casa de la derecha era "lo de Sierra" que así era el apellido del ordenananza del lugar que se encargaba de mantener. Sierra era un personaje un poco oscuro, siempre con cara de enojado, al que no recuerdo haber escuchado hablar... nunca. Pero claro, esa era mi visión a mis 10 años. No recuerdo que hubiera una biblioteca pero sí una mapoteca, creo que en la "vicedirección", donde además había que ir a buscar las escuadras y transportadores de madera, gigantes, para hacer geometría en el pizarrón. En los pasillos de la planta baja había unos muebles de madera con puertas vidriadas donde se exhibían algunas piedras y envases de vidrio oscuro. También había un modelo de torso humano. Me gustaba mucho un cuadro de Léonie Mathis creo que del 25 de mayo de 1810.
Creo que fui muy feliz en la escuela y me dió tristeza terminar el séptimo grado.
Ahora vivo muy al norte, en Waterloo, Canadá, en el sur de la provincia de Ontario.
Gracias por la foto de la escuela.
Saludos.
Oscar